Viñedos

© CORTIJO LOS AGUILARES

Situados a más de 900 metros de altura, entre la Sierra de las Nieves y de Grazalema, nuestros viñedos gozan de un entorno y de un microclima único. 

Las lluvias generosas de la primavera (800 mm)  junto con la importante amplitud térmica entre el día y la noche (hasta 20ºC de diferencia), permiten preservar la acidez de la uva gracias a una lenta maduración.

El suelo, arcilloso y de piedra caliza, retiene la humedad de las precipitaciones y favorece la resistencia de la planta al rigor del verano. Este entorno singular nos ofrece la posibilidad de cultivar una gran diversidad de variedades: Tempranillo, Merlot, Petit Verdot, Syrah y Pinot Noir, que se han adaptado perfectamente al peculiar suelo y clima de la zona.

Nuestro cultivo, certificado ecológico, aspira a cuidar al máximo de nuestro entorno. La gran mayoría de las intervenciones llevadas a cabo en nuestros viñedos son manuales y se realiza un estricto control de la producción para conseguir uvas de máxima calidad.

El Encinar

© CORTIJO LOS AGUILARES

6 has de viñedo, con orientación Norte y siguiendo la ladera de la colina, en la Sierra de las Nieves, Málaga (Andalucía). A casi 900 m de altura y con una pendiente pronunciada, cultivamos las variedades Tempranillo y Pinot Noir, todo presidido por una encina bicentenaria que se ha convertido en uno de los símbolos de la bodega Cortijo Los Aguilares.

El Calero

© CORTIJO LOS AGUILARES

7 has de viñedo donde cultivamos las variedades Merlot, Syrah y Petit Verdot. En diferentes orientaciones y con una altitud de 750m sobre el nivel del mar. Salpicado por decenas de encinas centenarias y junto a un viejo olivar, es un ejemplo perfecto del microclima mediterráneo. Las abundantes hierbas aromáticas que crecen silvestres marcan el carácter de los vinos de la bodega Cortijo Los Aguilares, elaborados con la uva obtenida en estos viñedos de Ronda, Málaga (Andalucía).

El Olivar

© CORTIJO LOS AGUILARES

5 has. de variedad Cabernet Sauvignon que se cultivan en un paraje rodeado de olivos y eucaliptos. Estos últimos confieren notas balsámicas a nuestro cabernet.