Elaboración

© CORTIJO LOS AGUILARES

El respeto al terruño en alianza con la más avanzada tecnología, puesta al servicio de la tradición, es la esencia de nuestra filosofía de vinificación.

 

Trabajamos sólo con uvas de cosecha propia, que recogemos a mano en cajas pequeñas. Tras pasar las 24 primeras horas en una cámara frigorífica (2ºC) para reducir al mínimo los aportes de sulfitos, las uvas se fermentan a baja temperatura, buscando una mayor expresión aromática de las variedades, que siguen una vinificación por gravedad.

La crianza se lleva a cabo exclusivamente en barricas de roble francés y grano fino que se utilizan sólo 4 o 5 años.